martes, 21 de abril de 2015

La ceremonia del cuento antes de dormir


Lo de leer un cuento antes de dormir se ha convertido, en los últimos meses, en una de esas rutinas inamovibles (creo que solo nos la hemos saltado un día y porque el nene tenia fiebre y se quedó dormido con el libro en la mano antes de empezar...). Me encanta: es de los mejores momentos del día pero... ¿Realmente es necesario leer sus seis libros preferidos toooodos los días? Poco a poco voy consiguiendo que seleccione dos o tres por día de esa torreta que tenemos en la mesilla, pero a base de arduas negociaciones...
Y luego está el otro detalle: repetir siempre -repito- siempre, las mismas palabras que utilicé al leerlo por primera vez. Resultado: agotador. Como se me ocurra saltarme algún detalle o confundir el nombre de alguno de los animales o personajes (cosa que suele pasar porque muchas veces me entra el sueño a mí antes que a él) ya la hemos liado.
Y no nos olvidemos de su participación, claro: repitiendo las palabras que yo digo, tapando imágenes del libro con la mano (o el pie) para jugar al cucu-tras, preguntándome por el nombre de las letras...
Costumbres, rutinas que hacen que ese ratito sea muy especial, a pesar de que algunos días me encuentro tan casada que me gustaría que no se alargase tanto. 

24 comentarios:

  1. Cuando lo haces (y hay días que a esas horas cuesta un montón), mientras son pequeños, no sabes, no eres consciente aún, de lo importantísimo que es. Ahora mis hijos, después de años leyendo con ellos, no pueden irse a dormir sin leer unas páginas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien que tus hijos tengan esa costumbre tan buena! A ver si lo del mío no se queda en algo pasajero...
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Jajajaja, te comprendo perfectamente. También era una de nuestras rutinas y también se daban esas anécdotas que cuentas.
    A diferencia de ro, mis hijos no son lectores y no será por lo mucho que he leído con ellos, la cantidad de libros que tenían y la cantidad de libros que hay en casa (Ah y tanto su padre como como yo somos lectores con grado de intensidad alto).

    Bueno, pese a ello esos momentos con bonitos... y cansados!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que mi niño sí sea lector, aunque eso dependerá de él. En fin: al menos intentaré sentar las bases.
      Abrazo!

      Eliminar
  3. Excelente costumbre. Que tengas suerte y Antoñito se convierta un gran lector. Por desgracia, yo hice lo mismo con mi hija y no pasa de ser una lectora mediocre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía más arriba, procuraré al menos continuar con la rutina, a ver si hay suerte.
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Me parece (lo digo por experiencia) una buena costumbre iniciática de sus propias lecturas.
    Dos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el hecho de que sea él quien decide cada día qué es lo que le apetece leer. Desde hace dos días me encuentro libros diferentes en la mesilla: está claro que tiene su propio criterio.
      Abrazo!

      Eliminar
  5. Jajajaja me ha resultado muy tierna y simpática esta entrada. Veo que tienes una personita muy enérgica y soñadora a tu lado.

    Ánimo con sus lecturas! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algunos momentos más enérgica de lo que me gustaría... Jajaja!!
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Agotador a veces pero, como dices, especial. Y que dure, Zamarat ...

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto: que dure, que dure.
      Abrazo!

      Eliminar
  7. Jajaja, seguro que las negociaciones son arduas, pero el resultado dará sus frutos, ya verás... 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que escribí la entrada hasta hoy ya he conseguido que se dé cuenta de que no podemos leerlos todos todos los días e incluso ahora es él quien decide cuándo apagar la luz. Se hace mayor día a día.
      Abrazo!

      Eliminar
  8. Pues me parece una tradición hermosa, a conservar y heredar. Y además... llena de anécdotas casi diarias por lo que veo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí: no te imaginas la de anécdotas que se van acumulando.
      Abrazo!

      Eliminar
  9. Hola! (✿◠‿◠)
    Soy Arya del blog El Rincón de Arya
    http://elrincondearya.blogspot.com.es/
    Sin duda alguna, si alguna vez tengo hijos les leeré todas las noches, con el tiempo esa costumbre se convierte en algo bueno =)
    Me gusta mucho tu blog, te sigo!

    Besos.

    ⏃♥ Arya ♥⏃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida y gracias por tu comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
  10. Me parece una costumbre preciosa, y lo mejor para iculcarle el amor a los libros desde pequeño ^^
    Pero si, todos los cuentos y los días debe ser agotador jaja
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es agotador pero si un día me dijese que no quiere leer, al menos un cuento, me llevaría un disgusto.
      Abrazo!

      Eliminar
  11. Bueno, voy a romper una lanza a favor de las madres sin gancho como yo, que empiezan a leer el cuento y el niño le dice constantemente "Calla!!!" porque quiere pasar de pagina antes de que acabe de contarlo. Al final me canso y le dejo ver los dibujos...
    Me anima saber, que mis padres no me leían cuentos, que no me inculcaron el amor por la lectura y aun asi me gusta mucho leer... que cosas ! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que el leerles cuentos de pequeños no es la "clave del éxito" futuro pero al menos es un momento bonito. A mí también me pasa eso que dices: suele ocurrir cuando tenemos libro nuevo. Y es que hasta que no ha visto él primero todas las hojas no quiere que se lo cuente.
      Abrazo!

      Eliminar
  12. Es maravilloso que. a esta edad tan temprana,, una madre, se interese por la lectura de su hijo.
    ZAMARAT, muy pronto verás tus frutos. Quien siembra recoge
    " Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida" (Mario Vargas Llosa)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Espero recoger y, si no, habrá sido bonito.
      Abrazo!

      Eliminar