miércoles, 21 de septiembre de 2016

La mano invisible, Isaac Rosa

"Se oye el ris-ras-ris-ras de la paleta del albañil al raspar el cemento sobrante, el tomp-tomp de las cuchilladas sobre la tabla, el tac-tac-tac de las teclas golpeadas con furia, el clin-clin de las piezas redondas, cuadradas, triangulares y rectangulares, el risssss del folio al rasgarse, el treq-treq-treq-treq de la máquina de coser, el susurro sshh-sshh de la sonrisa telefónica, el clic-clic del ratón activado con nervio, el planc del capó al soltarlo en el suelo. [...] Percibe que cada vez se acoplan mejor unos con otros, como instrumentos que entran a su tiempo según lo marcado en la partitura hasta sonar como uno solo."
Si tuviese que describir las novelas de Issac Rosa con una palabra, tal vez la más adecuada sería "provocación": puede enfrentarnos a unos adolescentes acosadores, puede introducirnos en una habitación oscura o puede hacernos reflexionar sobre el trabajo, como sucede en este caso. Pero, en todas ellas, no deja indiferente.
El argumento de este libro es, aparentemente, sencillo: una serie de trabajadores han sido contratados para realizar su oficio en una nave industrial y han firmado, en su contrato, que aceptan ser observados por un público. Lo que no es tan fácil es su estructura, que va cambiando de narrador ofreciéndonos así diferentes perspectivas, ni, sobre todo, las reflexiones que suscita. Al igual que las otras obras que he leído de este autor, me ha encantado porque es diferente y porque, como decía al principio, provoca e invita a pensar.  
"No, ellos no estaban aquí por nada de todo aquello que alguna vez les prometieron que sería el mundo del trabajo: realizarse como personas, ganar una identidad, participar en sociedad, contribuir al desarrollo, aportar cada uno según su capacidad para recibir según su necesidad, aprender, crecer, sentirse plenos, encontrar su lugar en el mundo, nada de eso. Estaban aquí por el dinero." 
-----------------
Reto 25 españoles: 19º

martes, 6 de septiembre de 2016

León

Con esta entrada termino el "relato" de nuestro periplo veraniego, que después de haber vuelto al trabajo ya resulta muy, muy lejano. 
Aún teníamos algunas escapadas-regalo de la boda, así que decidimos aprovechar una de ellas en León. Habíamos estado hace unos años y nos apetecía volver. Además, por allí estaban unos amigos pasando las vacaciones así que era un buen momento para acercarnos. 
El niño está un poco harto de viajes en coche porque se le hacen muy largos así que esta vez nos fuimos en tren. Solo con lo que supuso esa aventura para él, ya mereció la pena.  
 En cuanto a la ciudad, le gustó mucho, sobre todo porque hay un tren turístico que le tenía loco (teníamos que comprobar continuamente si estaba aparcado o no) y la figura de San Jorge y el dragón en la Casa Botines le entusiasmó. Como veis, disfruta de las cosas sencillas. 
Y sencillo pero encantador es el parque del Cid, donde estuvimos un buen rato jugando al escondite y descansando de un calor sofocante. También nos llevamos en el recuerdo el Paseo de la Condesa, cuyos castaños ofrecen una sombra que esos días fue muy bien recibida. 
Así que en ese sentido el final de las vacaciones no ha podido ser mejor, aunque hayamos vuelto con algún kilito de más... (demasiado tapeo, sospecho...)

jueves, 1 de septiembre de 2016

Cuando éramos ángeles, Beatriz Rodríguez

"Pero la violencia es un camino de doble dirección que transita entre la ira y el miedo"
Un pueblo ficticio, Fuentegrande; una periodista "forastera" afincada allí y el asesinato de Fran Borrego: esos son los ingredientes del punto de partida de esta breve novela en la que no todo es lo que parece. El título hace referencia al momento en que el fallecido y su pandilla eran jóvenes, por lo que se irá mezclando alternativamente el presente con lo ocurrido en el pasado.
Conocí este libro gracias a Página 2 y me atrajo desde el principio. Sin embargo, no estoy del todo satisfecha con su lectura; puede que me esperase algo diferente pero el caso es que no he logrado entrar del todo en la historia. No obstante, me quedo con algunos fragmentos y la relación de las comidas hechas por Chabela, la dueña del hostal, con el estado de ánimo de la protagonista.
"La nostalgia de algo que todavía no ha terminado es, precisamente, la gestora del recuerdo, y un recuerdo no es más que la evidencia de un tiempo muerto".
------------------
Reto 25 españoles: 18º

martes, 30 de agosto de 2016

Robledo de Chavela y El Escorial

Muchas veces las escapadas improvisadas son las que mejor resultan y este es un buen ejemplo de ello. Porque así, de un día para otro, decidimos irnos a pasar el fin de semana a Robledo de Chavela, un pueblo situado a 63 kilómetros de Madrid y que forma parte de la llamada Ruta Imperial, que es la que seguía Felipe II para llegar a El Escorial. 
Nos acompañaron los abuelos, que debido a problemas de salud no han podido salir más lejos ni más días. Es decir, que se trataba, sobre todo, de hacer una escapada para ellos, para salir de la rutina y recargar pilas, que falta les hace.
Estuvimos tranquilos, disfrutando de la compañía y de la sensación de no tener nada que hacer salvo descansar. 
Desde allí, atravesando el Puerto de la Cruz Verde, llegamos a El Escorial. Allí estuvimos dando un paseo por los alrededores, puesto que no teníamos ganas de entrar al monasterio y descubrimos los jardines de la Casita del Infante, Apenas había gente (al menos cuando fuimos nosotros) y tiene unas vistas preciosas por lo que los disfrutamos en condiciones.    
Un fin de semana corto pero bien aprovechado, desde luego.  

domingo, 28 de agosto de 2016

Irène, Pierre Lemaitre

Parece que me estoy aficionando a la novela negra; algo impensable hace unos años, pero ahí estoy, sorprendiéndome a mí misma de nuevo.
Lo compré en la Feria del Libro y lo devoré durante los días en la playa aunque he de reconocer que tiene unas imágenes demasiado truculentas para mí, pero la historia en sí me ha gustado. Se trata de un difícil caso que Camille Verhoeven debe resolver y que, además, presenta un hecho peculiar: el asesino parece inspirarse en escenas descritas en otras novelas negras.
Me ha gustado el personaje protagonista, me ha tenido enganchada desde el principio, igual que me pasó con Vestido de novia pero, sobre todo, me ha parecido genial el juego literario que nos ofrece (no puedo dar más detalles). Como decía antes no ha sido una lectura cómoda sino desasosegante, pero ha merecido la pena. 

sábado, 27 de agosto de 2016

Río Duero, río Duero

El río de mi niño es, sin ninguna duda, este que pasa por el pueblo de la familia de su padre y, también, por la ciudad natal de su abuela materna.
Ese que se ve allí lejos, sirviendo de frontera entre España y Portugal.
Ese que visitamos todos los veranos.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Naturaleza casi muerta, Carme Riera

No lo conté por aquí, pero a principios de julio lo pase bastante mal con una infección y estuve unos días"tirada como una colilla". Como es inevitable relacionar cada lectura con el momento en que la leemos, no puedo evitar recordarla unida a la convalecencia.   
La acción tiene como escenario la Universidad Autónoma de Barcelona y comienza con la desaparición de un estudiante erasmus. A partir de ahí, comienza la investigación y, por supuesto, los crímenes... 
Es una novela entretenida que logró mantenerme distraída esos días y que además me sorprendió porque no conocía esta faceta de Carme Riera.  
----------------------
Reto 25 españoles: 17º
Reto Ciudades con libro: Barcelona
Reto Mujeres laudeadas: Premio Nacional de las Letras Españolas 2015

lunes, 15 de agosto de 2016

Mascotas

La película infantil del verano junto a Buscando a Dory:
Escenas divertidas, el valor de la amistad y algunos guiños a películas como "El fugitivo", "Con faldas y a lo loco" o "Grease".
Al niño le ha gustado y se ha reído a carcajadas en varios momentos. Además, al principio hay un corto de los Minions y justo llevábamos unas semanas viéndolos en casa así que hemos acertado de lleno. 

sábado, 13 de agosto de 2016

8

Pues sí: este blog cumple ocho años, ni más ni menos. Ocho años en los que mi vida ha cambiado mucho y, obviamente, el blog también. No soy muy regular con las entradas, ni tampoco con las visitas a mis blogs amigos, pero lo intento siempre que tengo tiempo. Y es que es difícil mantener un ritmo, ya lo sabéis, pero espero poder seguir por aquí otros cuantos añitos más. 

martes, 9 de agosto de 2016

Paisaje aproximado, Peter Stamm

"Había querido ver la ciudad, pero el exceso de gente la había turbado; al final, se había refugiado en un museo donde se exponían antiguas piedras rúnicas. Miró las piedras, pero estaba nerviosa, y una vez sentada en el tren, apenas recordaba ya lo que había visto.
Kathrine estaba decepcionada. Durante tantos años había soñado con un viaje al sur. Pensó que, más allá del cículo polar, todo sería distinto. Se había imaginado otros mundos, mundos maravillosos, de muchos colores y llenos de personales y animales extraños, como en los libros de Julio Verne, que, de niña, había leído con tanto placer. [...] Pero este mundo no era muy diferente del que había dejado atrás."
Es inevitable relacionar el paisaje con los estados de ánimo así que, si el clima de Noruega es oscuro y triste, también lo es la vida de Kathrine, que nunca se ha alejado lo suficiente de su pueblo como para tomar aire, respirar y salir del pozo en el que está metida. Y es que Kathrine sufre de hastío y tristeza; ni siquiera la presencia de su hijo parece animarla. En esta breve novela Peter Stamm nos presenta la historia de una joven que parece no saber lo que quiere pero que sí sabe lo que la hace infeliz. Se ha casado dos veces, pero ninguna de ellas lo ha hecho por amor y la extraña actitud de su segundo marido es el detonante para cambiar su vida o, al menos, para iniciar un viaje, su esperado viaje, hacia el sur pero también hacia sí misma. 
No en todas las ocasiones me ha resultado fácil empatizar con ella, pero sin duda la narración me ha gustado mucho, muchísimo. 
-------------------
Reto Libros Olvidados: 2001