miércoles, 18 de junio de 2014

San Juan de Duero (Soria)

Una mañana inolvidable jugando entre los arcos de este claustro al aire libre...  
ROMANCE DEL DUERO

Río Duero, río Duero, 
nadie a acompañarte baja; 
nadie se detiene a oír 
tu eterna estrofa de agua. 

Indiferente o cobarde, 
la ciudad vuelve la espalda. 
No quiere ver en tu espejo
su muralla desdentada. 

Tú, viejo Duero, sonríes
entre tus barbas de plata,
moliendo con tus romances
las cosechas mal logradas.

Y entre los santos de piedra
y los álamos de magia
pasas llevando en tus ondas
palabras de amor, palabras. 

Quién pudiera como tú, 
a la vez quieto y en marcha,
cantar siempre el mismo verso 
pero con distinta agua.  

Río Duero, río Duero, 
nadie a estar contigo baja,
ya nadie quiere atender
tu eterna estrofa olvidada,

sino los enamorados
que preguntan por sus almas
y siembran en tus espumas
palabras de amor, palabras. 

                                         Gerardo Diego

9 comentarios:

  1. Preciosa imagen donde queda patente el paso menudo de tu pequeño por el arte imperecedero de la arquitectura y la lírica.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que son preciosas son tus palabras, Francisco, como siempre.
      Abrazo!

      Eliminar
    2. Eres muy gentil conmigo, Zamarat.
      Dos besos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Jejeje!! Hace lo que puede por dejarla...
      Abrazo

      Eliminar
  3. Hace tiempo visité esta gran obra de arte y conservo un grato recuerdo de mi estancia en Soria.
    Gracias por recordármelo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una maravilla; para mí es un lugar muy especial. Las tres veces que he visitado Soria no he querido perdérmelo y sé que repetiré cuando vuelva.
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Qué bien lo pasan mientras tengan espacio para correr y jugar.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué bien lo pasamos los padres cuando corren por un lugar sin peligros!!
      Abrazo!

      Eliminar