lunes, 28 de marzo de 2016

Felicio, rey del rebaño

Digamos que un día, por casualidad, una corona llega a las patas de una oveja. 
Digamos que el simple hecho de colocársela sobre la cabeza ya implique volverse un tirano. 
Digamos que se trata de un poder que, tan fácil es de conseguir como de perder...
Esa es la historia de Felicio, el protagonista de este relato infantil que tal vez no lo sea tanto... Un claro ejemplo de que no hay más que darle a alguien un cargo de importancia para que se convierta en un imbécil...

6 comentarios:

  1. Espera, espera, que me suena un montón lo que cuentas pero en otro libro que yo tengo ... Voy a buscar en mi memoria (blog, jeje).

    ¡Sí!, mi memoria no me falla, qué fuerte, reseñé hace tiempo "La reina de las ranas no puede mojarse los pies" (ed. Libros del Zorro Rojo) y la historia es la misma, pero con ranas. Qué cosas más raras, jeje.

    Por cierto, me encantó.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda! Pues le echaré un ojo entonces.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Uy!! eso es una gran verdad. Me alucina que logren introducir esa realidad en ese cuento de Felicio.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ¿verdad? A mí también me sorprendió mucho.
      Abrazo!

      Eliminar
  3. No lo conocía, la portada me encanta... Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto la portada como el interior merecen la pena, te lo aseguro.
      Abrazo!

      Eliminar