miércoles, 2 de enero de 2013

El país del miedo, Isaac Rosa

"Aprendemos a tener miedo. Existe toda una pedagogía que desde el nacimiento nos enseña a qué debemos temer. [...] hay temores que parecen innatos, por ejemplo la oscuridad, un ruido fuerte, una luz cegadora, un rostro furioso que provoca el llanto del bebé. Hay otros de transmisión cultural, asimilados [...]: ser encerrados, nadar en aguas profundas, ciertos animales de mala reputación , algunos insectos y reptiles [...] Pero la mayor parte de nuestros miedos, aquellos que nos acompañarán de por vida, son resultado de un proceso educativo, los aprendemos."  
Sin duda, un libro inquietante que da pie a la reflexión: ¿a qué tenemos miedo? ¿Qué reacciones puede provocarnos tenerlo en exceso? El protagonista de esta novela es un padre de familia que siente miedo ante muchas cosas: que entren en su casa a robar, sobre todo con su familia dentro, ante la violencia... Así, en capítulos alternos, vamos conociendo sus reflexiones sobre sus temores y fobias mientras que, por otro lado, se desarrolla toda una historia perturbadora: su hijo, que acaba de entrar en el instituto, está siendo acosado por uno de sus compañeros. Algo que parece que puede solucionarse de una forma relativamente fácil acaba convirtiéndose en una pesadilla cuando el niño extorsionador encuentra en él a una nueva víctima. ¿Puede un adulto sucumbir a sus amenazas?

"[...] entrarían en esa histérica espiral securitaria que hace que la necesidad de protección nunca deje de crecer, pues las respuestas defensivas al miedo acaban generando más miedo, las medidas contra la inseguridad producen más sensación de inseguridad (el mismo mecanismo por el que una presencia excesiva de policías en una estación de tren no nos tranquiliza, sino más bien nos asusta), tras la cerradura antirrobo uno no podrá rechazar la alarma, y tras ésta las rejas en las ventanas, el servicio de conexión a la centralita, y ya nunca descansará, con la conciencia de que los delincuentes van siempre un paso por delante [...]"

Reconozco que el protagonista me ha exasperado con su forma de comportarse, tan infantil y apocada, pero eso no quiere decir que el libro no me haya gustado. Al contrario, me ha parecido muy interesante el tratamiento que se hace sobre el miedo, aunque sea de forma exagerada. Llevaba tiempo queríéndolo leer y, afortunadamente, no me ha decepcionado. 

"Y nuestros miedos nunca dejarán de crecer"


13 comentarios:

  1. El miedo es un tema que me fascina. Creo, como Harry Potter, que a lo único que tengo miedo es a tener miedo. Y eso es terrible. Me lo apunto porque me parece muy interesante.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. No me atrae mucho este libro, no lo conocía pero creo que no me voy a animar a descubrirlo
    besos

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía pero tampoco es que me atraiga mucho.
    Gracias por la reseña.
    Un bes0

    ResponderEliminar
  4. No conocía este libro, Zamarat, pero ya lo tengo apuntado en mi lista. Creo que me puede gustar. Gracias por dármelo a conocer.

    bsos!

    ResponderEliminar
  5. Todavia sigues ahí y con ganas de hacer reseñas?
    Un abrazo
    PD : No te olvides de Leo y Comento ¿Vale?

    ResponderEliminar
  6. Dorothy:
    Tienes razón: tener miedo a tener miedo es una de las principales fobias. Me alegro de que te haya llamado la atención.

    Tatty, Espe:
    Será por libros!

    Rosalía:
    Si finalmente lo lees, espero que te guste.

    Chelo:
    Pues sí, mira, aquí sigo... Me han dicho que va para largo, así que tengo que distraerme como sea, que los nervios me están matando.
    Por supuesto que no me olvido de Leo y Comento!!

    ResponderEliminar
  7. No sé si me atrae mucho, la verdad. ¿Como que va para largo, no estás ya cumplida? Feliz Año Nuevo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  8. Felipe Tajafuerte:
    40 semanas así que como mucho me queda una semanita más...

    ResponderEliminar
  9. Me gustan los protagonistas que no dejan indiferentes y este libro ya lo tengo echado el ojo
    Caerá...
    Besos

    ResponderEliminar
  10. El miedo es eterno compañero del hombre. Lampedusa, en su novela El Gatopardo, lo expresa muy bien.
    Buen fin de semana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Mientrasleo:
    Seguro que te gusta. Ya me contarás.

    Antorelo:
    "El Gatopardo" es uno de los libros que tengo pendientes y si me dices que en él queda bien reflejado el miedo, con más razón.

    ResponderEliminar
  12. A mí también me ha exasperado. Queria decir a Carlos "¡No lo hagas!" cada vez que usava su plata para tratar de resolver sus problemas. Además con un jovencito que tiene más o menos la edad de su hijo.

    ResponderEliminar